Demos los buenos días

Pero ya no es el mismo PUEBLO de antes, ya no compartimos costumbres sanas y buenas, nos hemos convertido en una sociedad indiferente.

Una de las costumbres más comunes en un PUEBLO es saludar y dar los buenos días, esto contagia la buena vibra y la unión de las personas.

Cadereyta solía ser un PUEBLO orgulloso de su gente, dar los buenos días y las buenas noches era muy normal, pero ya no.

¿Por qué ya no damos los buenos días?

En 2010-2011 la delicuencia organizada azotó al municipio al grado de ver muertes diarias, desaparecidos y no poder salir a  ninguna hora del día.

Fue este hecho y otras muchas cosas más las que hicieron que esta bonita costumbre de dar los “buenos día” se perdiera.

Los niños no pueden salir a jugar, los padres están en casa sin la confianza de poder dejar salir a los pequeños a jugar. Ya ni ir a la tienda nos hace sentir seguros.

Podemos cambiar

Saluda cada día una persona, atrévete a hacerlo, realmente sabemos que cuesta trabajo decir buenos días cuando no has tenido tú un buen día, pero podemos hacer la diferencia, tus buenos días pueden cambiar y cambiar es bueno.

Hagamos la diferencia y digamos buenos días a nuestro vecino, al señor de la calle, a las madres con sus hijos.

 

DIGAMOS BUENOS DÍAS AL MENOS UNA VEZ AL DÍA

 

#SOMOSMASLOS BUENOS

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Joaquin Bautista

Joaquin Bautista

Deja un Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *